Identidad

¿Quienes somos los salesianos?

Los salesianos somos los herederos de San Juan Bosco, continuamos con su gran labor en pro de los jóvenes en más de 130 países. En colegios, centros juveniles, casas de acogida, parroquias, etc. Somos unos 16.000 religiosos consagrados alrededor del mundo, pero a ellos deberíamos sumar muchos más laicos comprometidos, salesianos cooperadores, profesores, catequistas, maestros, educadores, etc. que forman también parte de la familia salesiana.

Los salesianos somos religiosos pertenecientes a la Sociedad de San Francisco de Sales, fundada en 1876 por San Juan Bosco, se trata de una orden religiosa de la Iglesia Católica con un carácter juvenil e universal. Don Bosco eligió a San Francisco de Sales como patrón de la congregación que quería fundar por su amabilidad y su voluntad evangelizadora. Actualmente se nos conoce como Salesianos Don Bosco (sdb) o simplemente salesianos, aunque este último nombre también puede aplicarse a otros miembros de la familia salesiana.

En el artículo segundo de las constitución de la Sociedad de San Francisco de Sales dice:

Los salesianos de Don Bosco (SDB) formamos una comunidad de bautizados que, dóciles a la voz del Espíritu, nos proponemos realizar, en una forma específica de vida religiosa, el proyecto apostólico del Fundador: Ser en la Iglesia signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes, especialmente a los más pobres. En el cumplimiento de esta misión encontramos el camino de nuestra santificación”.

 

Nuestra misión es la de hacer presente hoy el sueño de Don Bosco, la educación y evangelización de los jóvenes, sobre todo de los más neceasitados.

Al ofrecer una atención integral en nuestra obra disponemos de varios ambientes:

Colegio: Que forma académicamente.

Centro Juvenil Porta Oberta: Que educa en el tiempo libre

Parroquia: Que celebra la Fe en comunidad

Plataformas Sociales: Que atienden a jóvenes en situaciones de vulnerabilidad especial.

En cada uno de ellos se busca el objetivo de educar y evangelizar con diferentes estilos y técnicas debido a las diferentes características de cada ambiente.

Cuando hablamos de Espiritualidad Salesiana nos referimos a las características propias de la espiritualidad de Don Bosco y de todos aquellos que formamos parte de la Comunidad Educativa tenemos o deberíamos tener. Se podría resumir en una frase que con frecuencia decía Don Bosco:

“Da mihi animas, caetera tolle” – “Dame almas, llévate lo demás”

Esta frase resume la importancia que Don Bosco da a la espiritualidad que al igual que en el resto de la iglesia católica se traduce caridad, en nuestro caso sobre todo centrada en los jóvenes.

La «caridad salesiana» es caridad pastoral, porque busca la salvación de las almas, y es caridad
educativa, porque encuentra en la educación el recurso que permite ayudar a los jóvenes a expandir todas
sus energías de bien; de este modo los jóvenes pueden crecer como honrados ciudadanos, buenos
cristianos y futuros habitantes del cielo.
 “Aguinaldo 2014” D. Pascual Chavez

En este aguinaldo de 2014 se reconocen pequeños matices en diferentes espiritualidades, pero habla de que los pilares básicos de la espiritualidad juvenil salesiana son:

  • Una espiritualidad de la vida cotidiana como lugar del encuentro con Dios.
  • Una espiritualidad de la alegría y el optimismo.
  • Una espiritualidad de la amistad y relación personal con el Señor Jesús.
  • Una espiritualidad de comunión eclesial.
  • Una espiritualidad del servicio responsable.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR
Aviso de cookies